lunes, 30 de agosto de 2010

exijo respeto para los que no comemos mamîferos


Exijo respeto para los que no comemos mamíferos.

Si la gente no come cebolla, la mamá o en casa de los amigos le perdonan todo,! tranquilo te hice una ensaladita sin cebolla, la cebolla del pollo esta licuada ni se siente. No hicimos la sopa de cebolla que tanto le gusta a mi abuelita porque tú no comes cebolla.

Si no le gusta la mayonesa, escuchas: en esta casa casi no se come mayonesa, aquí todos estamos a dieta y en lugar de mayonesa usamos yogurt, ya sabes las grasas, el colesterol hay que cuidarse.

Si no tomas azúcar, la mayoría te ofrece edulcorante, yo uso splenda, yo estevia, mi médico me deja usar solo este o aquel, el helado está preparado con fluctuosa. Vamos a un sitio donde los postres son todos dietéticos. El yogurt de dieta, de tal heladería es lo máximo, yo lo tomo aunque no tengo problemas de azúcar.

Sin embargo todo cambia cuando llegas a una casa y te ofrecen jamón serrano, o jamón de york y te niegas al mismo tiempo que explicas que no comes mamíferos. En ese momento los que están más cerca dan un paso atrás, te miran sorprendidos, aterrados y comienza un interrogatorio casi detectivesco.

Claro,¿ pero jamón si comes?, ¿no comes jamón?, ¿te cae mal?, este jamón esta sanito, casi no tiene grasa, pruébalo es un pata negra. ¿No comes chuletas ni churrasco?, sin tiempo para responder, alguien se te acerca y te dice, pero por una vez no te va a pasar nada.

A ver, explico, cuando me dejan, no como mamíferos desde hace mas de 25 años, no me gusta la carne, no me ha gustado nunca y no me va a gustar, mi mamá me obligó por años y nunca pude tragármela, no señores, no como jamón, el jamón viene de la pierna de un cochinito y me niego a comérmelo y punto.Ah, alguien reacciona, es por cuestiones religiosas, eres, ¿cómo se llama Laura?, veterinaria. No seas bruta, vegetariana. Si eso, esa gente que se rapa la cabeza y andan descalzos y comen pura mata. En ese momento respiras lento y profundo como te enseñó tu profesor de yoga y la miras a los ojos y le dices, no soy vegetariana, yo como aves, peces y frutos del mar no ando descalza, solo en mi casa y todavía no me he decidió a raparme la cabeza, la verdad es que la tengo feíta.

En otros momentos, te encuentras con una amiga, saliendo del restaurante te dice, pero mija si el asado estaba buenísimo no sabes de lo que te pierdes, no sé de lo que me pierdo pero tampoco me interesa, desde cuando es eso de los mamíferos, porque yo te he visto comiendo pollo.

Esta amiga permanecerá en el anonimato para que esta información no sea usada en su contra.La cosa se pone grave cuando tienes un amigo cocinero y te invitan a cenar a su casa, y te dice, te hice conejo, te va a encantar, ¡conejo! ¿Qué hago? Lleva conociéndome 20 años y me ha hecho concejo, no me como un conejito ni que me lo disfracen de lechuga, en ese momento comienzas a pensar, me caliento y me voy, le digo que solo tengo ganas de comer ensalada. O sencillamente me sirvo el conejo y le dejo discretamente allí en el plato.

Lo más increíble es cuando vas a una cena con tus tíos y te ofrecen una vez mas jamón de pierna, con una pata del pobre animalito colocada en un estrangulador de madera que debe ser lo máximo y lo mas cómodo para cortar pero que a mí me parece un instrumento de tortura. Una vez más explicas que no comes mamíferos que no te comes a los de tu misma especie, y la respuesta te deja mudo,- eso es nuevo, yo te he visto comer carne- .Me ha visto comer carne, pues será en sus sueños, si me como un pedacito de jamón, tocineta, o carne inmediatamente me enfermo del estomago, solo para comenzar y me da de todo además de que no soporto el olor de la parrilla, ni de las carnicerías, ni el sangrero en el plato.

Lo último y lo más duro son las amigas que cuando descubren el hecho, entonces comienzan a darte recetas, mira, pero un poquito de tocineta no es nada, si se lo colocas a unas arvejas, le dan un sabor, dígame una hamburguesa, como te puedes perder una hamburguesa, y uno, tan decente en lugar de vomitarse, les explica, me dan piedad los animalitos, pero en realidad no como carne PORQUE NO ME GUSTA.

Pido un poco de piedad para los mamíferos, pero por sobre todas las cosas para aquellos que como yo nunca nos hemos podido comer un pedazo de carne, nos parece horrible.