miércoles, 10 de diciembre de 2014

ser voluntaria

Carcas 7 de diciembre de 2014 Ser voluntaria Cuando veo esta foto no puedo dejar de sonreír, ese día nos divertimos un montón, taxistas y motorizados fueron la mayoría de las personas que nos dieron su aporte. En cada cambio de semáforo alternábamos coreografías con los letreros. A veces uno se levanta preguntándose de donde viene esa fuerza que llevas dentro que te empuja a hacer algo por una causa, sin importar si te pagan o no y lo que es mas difícil, si tienes tiempo o no. Un día hace mas de seis años vi un programa en cnn en el que a un hombre con el cabello muy largo se lo cortaban y le preguntaban si quería donarlo para los niños con cáncer, la escena del niño con la peluca , me conmovió hasta las lagrimas, inmediatamente supe que eso era algo que quería hacer, siempre he amado tener el cabello largo, donarlo para que otro lo use me pareció el éxtasis máximo, no solo era una buena causa, un sacrifico pequeño, a mi me crece el cabello desmesuradamente, sino implicaba poder hacer algo por una persona que esta enferma y llevarle un poco de alegría . Sin siquiera conocerla. Esto me hace sonreír hasta dormida. Llegó el momento de cortarlo, me llegaba debajo de la cintura, además en cantidades industriales, no sabia si en Venezuela se podía donar. Mi amiga perfecta Giannina, es amiga de Nelson Bocaranda y pensé que ella podía averiguar con Bolivia si Senos Ayuda aceptaba donaciones de cabello, para mi sorpresa, si lo hacían y lo siguen haciendo. El 13 de febrero le dije a mis alumnos que al día siguiente llegaría con el pelo corto porque lo donaría, tenía que prepararlos para el cambio, las niñitas lo besaron, lo peinaron, lo acariciaron, los varones me miraban con ternura, no se imaginaron nunca que la profesora que llegaría al día siguiente era otra. El cambio es impactante. Mi estilista Juanita fue unas de las protagonistas, su emoción fue tal que después de eso cada año me trae melenas para donar. Cuidadosamente me hizo una trenza y la cubrimos con cinta de seda y la colocamos en una bolsa para que no se perdiera nada. El 14 de febrero lleve mi tesoro a las oficinas de Senos Ayuda en la Av. Rio de Janeiro en las Mercedes, a medida que subía las escaleras el corazón latía tan fuerte se me iba a salir por la boca, cuando la entregue no pude contener las lagrimas, igual que ahora cuando escribo esto, fue un momento mágico, cuando uno sabe lo que sufre una persona con cáncer todo lo que uno pueda hacer hace la diferencia. En ese momento me regalaron un pequeño pañuelo que guardo con mucho cariño, pregunté si aceptaban voluntarias que no fueran sobrevivientes, creo que uno no debe esperar a tener una enfermedad para activarse. La primera vez que me llamaron, no podía creerlo. El voluntariado es vida, he trabajado para organizaciones sin fines de lucro como la Asociación de Origami de Venezuela y Fe y Alegría, trabajar para Senos Ayuda ha sido una experiencia maravillosa, ya he donado dos veces mi cabello y he participado en muchas actividades, desde la venta de productos para recaudar fondos, organización de material dentro de la oficina, asistencia en administración, he dictado charlas, uno de mis trabajos favoritos, porque como profesora al fin uno tiene una falla en el código y siempre quiere estar educando, o hablando, he participado en las pesquisas que es uno de los trabajos mas hermosos y mas fuertes. También he corrido, por la causa, he pedido dinero en semáforos, he dictado talleres para el voluntariado, he ido a barrios y colegios, y cada día lamento no tener más tiempo para ayudar un poco más. Tener una causa es grandioso, cada día se acercan a mí personas que saben lo que hago para pedir información, ayuda y para colaborar. Mis alumnos están muy orgullosos de mí y quieren hacer trabajo voluntario, además colaboran económicamente porque cada grosería que dicen, deben pagar y eso lo donamos a la causa. Yo hago la donación en nombre de ellos y les llevo el recibo para que vean que es cierto. Esta comprobado científicamente que el voluntariado alarga la vida y da salud, además según mi experiencia estrecha los lazos con las personas que conoces y te crea relaciones nuevas que jamás imaginaste. Y si tienes el corazón alegre llenaras de alegría la vida de otras personas y así la misión se cumple. Para mi ser voluntaria es un trabajo maravillosos que hago con mucha alegría. Los voluntarios que participan conmigo en una actividad nunca la olvidan, soy muy responsable y seria, eso no implica que no me divierta y que les haga pasar un rato increíble. Escoge una causa que te haga saltar el corazón cuando te llaman. Prueba hasta que consigas la que se parece a ti. Para mi Senos Ayuda es un hogar, doy gracias a todas las personas que he conocido y con las que he compartido en estos mas de 6 años, un verdadero privilegio, espero seguir siendo útil. Lidia Coronado